Ratio: 3 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
niño gafas

En la sabiduría popular se cree que al momento de detener una hemorragia nasal se debe inclinar la cabeza hacia atrás e introducir algodón en las fosas nasales, nosotros te presentamos la forma correcta de actuar ante un  sangrado nasal.

El sangrado o hemorragia nasal es un episodio muy común en personas de cualquier edad y ocurre debido a resfriados o a la irritación de los vasos sanguíneos nasales.

El sangrado por la nariz puede presentarse por distintas causas, como la irritación de las mucosas nasales por el aire frío o seco, resfriado, gripa, alergias o estornudos; por sonarse con mucha frecuencia o con mucha fuerza; por el uso excesivo de aerosoles nasales; por la acción de medicamentos antihistamínicos o anticoagulantes como la aspirina, por hurgarse la nariz; como resultado de golpes en la nariz; o por enfermedades como la hipertensión arterial.

Pueden presentarse dos tipos de sangrados nasales, la hemorragia nasal posterior se origina en una parte profunda de la nariz y la sangre baja por la parte posterior de la garganta; y la anterior que se produce en la parte delantera de la nariz al romperse los vasos sanguíneos que recubren su interior.

Cuando se trata de sangrado por irritación de los capilares o vasos sanguíneos, este se puede detener fácilmente siguiendo estas recomendaciones:

  • Mantener la cabeza en su posición normal
  • Utilizar un pañuelo de papel para recoger la sangre
  • Sentarse y apretar suavemente la porción blanda de la nariz entre los dedos pulgar e índice cerrando las fosas nasales durante 10 minutos
  • Inclinar la cabeza hacia adelante y respirar por la boca para evitar tragar sangre
  • Esperar al menos 10 minutos antes de verificar si el sangrado se ha detenido
  • Aplicar compresas frías o de hielo sobre el puente nasal también puede ayudar

Lo que NO se debe hacer

  • No colocar la cabeza hacia atrás, ya que la sangre podría llegar a las vías respiratorias
  • No introducir gasa, papel higiénico ni algodón en las fosas nasales
  • No acostarse mientras el sangrado persista
  • No sonarse ni aspirar durante varias horas después de la hemorragia

Si la hemorragia no se detiene después de 20 minutos, la sangre brota en grandes cantidades o sale por la nariz y la boca al mismo tiempo, es necesario consultar al médico ya que puede tratarse de un sangrado arterial o una alteración de la coagulación.