Ratio: 3 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
ojo

La lactancia materna es una de las mejores formas de demostrarle todo el amor que le tienes a tus hijos, ya que no solo le estás nutriendo, sino que lo previenes y cuidas de enfermedades además fortaleces la relación entre tú y tu bebé.
Conoce los beneficios, complicaciones y todo lo relacionado a la lactancia materna, además los cuidados que debes tener durante esta etapa de tu vida.

En sus primeros años, la leche materna es la fuente de nutrientes más alta que puede recibir un bebé. Debe iniciarse desde las primeras horas de vida del recién nacido, permitiéndole recibir el primer su primer alimento (el calostro).

Amamantar a tu bebé trae consigo muchos beneficios tanto para ti como para tu hijo proporcionándole:

Cantidades adecuadas de carbohidratos, proteínas y grasas
Anticuerpos que le ayudarán a que no se enferme
Proteínas digestivas, minerales, vitaminas y hormonas que el bebé necesita.

Durante la lactancia materna tú: evidenciarás que es más fácil bajar de peso, regularizará en menor tiempo tu ciclo menstrual y te disminuirá el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer como el de ovario o mama, obesidad, diabetes tipo 2 y enfermedades del corazón.

Un bebé que ha sido alimentado durante sus primeros 6 meses de edad únicamente con leche materna, tendrá menos: alergias, infecciones de oído, gases, estreñimiento, problemas digestivos, enfermedades de la piel y respiratorias. Además se reduce el riesgo de padecer enfermedades como: diabetes, problemas de peso, caries dental y presentar el síndrome de muerte súbita del lactante.

Para iniciar a lactar debes tener en cuenta que debes establecer una conexión con tu bebé para que no exista dolor alguno, si se presenta alguna molesta puede ser que estas conectando mal la boca del bebé con tu pezón, adicional a esto ubica la posición en la que mejor te sientas y que le genere comodidad al bebé para alimentarse.

Recuerda que debes amamantar a tu bebé cuantas veces él lo deseé y su frecuencia cambiará con el pasar de tiempo. Deja que tu hijo lacte hasta que sienta satisfecho y esto puede tardar entre 15 a 20 minutos.

Es fundamental que mientras estés en periodo de lactancia mantengas una dieta balanceada rica en calcio, es decir aumentes el consumo de frutas, verduras, carnes y lácteos, así como también aumentar el consumo de líquidos.