Ratio: 3 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
lavado de manos

Lavar tus manos con frecuencia te ayuda a prevenir infecciones respiratorias y digestivas que podrían afectarte a ti y a tu familia. Utiliza siempre agua y jabón para que la limpieza sea efectiva.

El lavado de manos constante es indispensable para mantener una buena salud y prevenir una gran cantidad de enfermedades, ya que tus manos entran en contacto a diario con bacterias, virus y parásitos que pueden causarles infecciones respiratorias y digestivas a ti ya tu familia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) resalta la importancia de “Hacer del lavado de manos un hábito” como una práctica efectiva para salvar vidas, ya que cada año mueren cerca de 3,5 millones de niños menores de 5 años debido a enfermedades prevenibles como la diarrea y enfermedades respiratorias.

Para que el lavado de manos sea efectivo debes realizarlo antes y después de cocinar o comer; después de ir al baño, toser, estornudar o sonarse; después de manipular basura, objetos sucios o tocar animales; y cuando tengas la sensación de suciedad en las manos. La manera correcta de hacerlo es utilizar agua y jabón siguiendo estos pasos:

  • Humedece tus manos con agua limpia y cierra la llave.
  • Aplica una cantidad suficiente de jabón en la planta de la mano, frota hasta que haga espuma y distribúyelo en toda la superficie incluyendo las palmas, el dorso, los nudillos, las muñecas, entre los dedos y entre las uñas. Debes refregar durante 20 segundos asegurándote de abarcar todas las áreas de la mano.
  • Enjuaga el jabón y sécate con una toalla limpia.

En caso de no tener agua y jabón a la mano, utiliza productos que contengan alcohol para reducir la cantidad de microorganismos en tus manos.