Ratio: 1 / 5

Inicio activadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Cuida a tu bebé desde el embarazo previniendo el parto prematuro

Cuando las bacterias se vuelven resistentes a los antibióticos se presentan complicaciones de salud que ponen en riesgo la vida. Manejar estos medicamentos con cuidado es la mejor manera de prevenirla.

El tratamiento de infecciones causadas por bacterias se realiza por medio de la utilización de antibióticos, medicamentos que, al ser consumidos en las dosis recomendadas por un profesional de la salud, matan e impiden el crecimiento de estos microorganismos dentro del cuerpo.

Sin embargo, algunas bacterias pueden cambiar y volverse resistentes a la acción de estas medicinas haciendo más difícil y prolongado el tratamiento de la enfermedad y poniendo en riesgo la vida.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) estas bacterias resistentes también pueden adquirirse al entrar en contacto con personas, objetos, animales vivos, alimentos o agua portadores de ellas.

Para ayudar a evitar la aparición y expansión de la resistencia a los antibióticos, la OMS recomienda:

  • Utilice los antibióticos sólo cuando sean recetados por un profesional de salud certificado
  • Tome siempre el tratamiento completo, aun cuando se sienta mejor
  • Nunca utilice los antibióticos que le sobraron
  • Nunca comparta antibióticos con los demás
  • Prevenga las infecciones lavándose con frecuencia las manos, evitando el contacto con personas enfermas y manteniendo sus vacunas al día

La clave de la prevención está en ser conscientes de la importancia de seguir las recomendaciones médicas para evitar complicaciones graves de salud. Manejar los antibióticos con cuidado puede asegurar su efectividad por un largo tiempo.