Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Tomarse la citología puede salvar la vida

El cáncer de cuello uterino es la segunda causa de muerte mujeres entre los 40 y los 55 años en el mundo. Tomarse la citología por lo menos una vez al año permite detectarlo a tiempo y salvar vidas.

Detectar enfermedades graves como el cáncer en sus etapas tempranas puede aumentar las posibilidades de tratamiento y curación del mismo; y el cáncer de cuello uterino no es la excepción.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), este tipo de cáncer es el segundo más frecuente en mujeres entre los 40 y los 55 años de edad y causa aproximadamente 270 mil muertes al año.

El cáncer de cuello uterino o cérvix aparece en la zona inferior del útero que desemboca en la parte superior de la vagina y en la mayoría de los casos ocurre como consecuencia de la infección con el Virus del Papiloma Humano (VPH) por vía sexual, por eso, para prevenirla, se recomienda la aplicación de la vacuna contra el VPH y tener relaciones sexuales con protección.

Tomarse la citología una vez al año, aún sin presentar síntomas, es la forma más eficaz de detectar lesiones precancerosas para así empezar el tratamiento que evita la aparición de cáncer. Además, esta prueba permite detectar el cáncer en sus etapas iniciales.

Sin embargo, es importante mantenerse alerta a síntomas como: sangrado vaginal entre menstruaciones, después del coito o después de la menopausia, dolor al tener relaciones sexuales, sangrado menstrual más abundante de lo normal y aumento de la secreción vaginal, que además puede ser marrón, con sangre o de olor fétido.